¿Estás empezando un proyecto de diseño y no sabes qué estilo elegir? ¿Te gustan los colores llamativos, pero no quieres sobrecargar los ambientes? ¿Piensas que vas a aburrirte de las tonalidades de tu vivienda en poco tiempo y no sabes cuál escoger?

Pues en Nacher tenemos la solución a tus quebraderos de cabeza. En el post de hoy te ayudamos a que tomes la mejor decisión en cuanto a los colores que darán vida a tu hogar. Y, ¿cómo lo hacemos? Pues de manera muy sencilla. ¿Qué piensas si te decimos la palabra ‘estadística’?

No te asustes, te lo vamos a poner muy fácil. Siguiendo estas reglas verás que combinar colores nunca ha sido tan simple.

MC NIL AMB2

La regla del 60-30-10

Es la regla de diseño de interiores más antigua y que divide el espacio en un sistema de colores según su porcentaje de aparición.

60% de color principal

Este será el color principal y representa un total del 60% de toda la habitación.

Por lo general, suele ser el color de la pared o del suelo y algún mueble accesorio. También se pueden incluir otros elementos como las ventanas, las cortinas o los visillos. Y no, no tiene que ser colores sólidos, puede ser un mismo color en diferentes tonalidades.

30% de color secundario

El color secundario va a representar un 30% del total.

Con menos de la mitad de saturación que el color principal para que contraste, este color debe ser capaz de competir por la atención de todas las personas que entran en la habitación.

Al ser un color secundario es capaz de crear esa intriga y esa profundidad en cualquier tipo de ambiente.

10 % de acento de color

Es la chispa mágica que lo envuelve todo.

Este color debe representar un tercio del color secundario y un sector del principal.

Es un color que se denomina “el acento” porque, precisamente, es el que marca la diferencia y da mucho interés y contraste. Es necesario usarlo en toda la decoración para atraer las miradas del más despistado.

Un ejemplo de esta regla sería.

  • 60% de gris.
  • 30% de azul.
  • 10% morado.

SL OPIUM

La rueda de color

La rueda del color es la regla número dos que no debemos perder de vista a la hora de elegir los colores para el diseño interior de cualquier vivienda o espacio. Este círculo presenta los colores primarios, secundarios y terciarios y puede usarse de dos maneras: con el diagrama de colores o buscando su análogo.

Por ejemplo, si eliges buscar su análogo, verás que la rueda se divide entre sectores. Suelen ser los colores primarios, secundarios y terciarios, pero pueden ser tres colores que se encuentran uno al lado del otro de manera equilibrada, como por ejemplo verde con un 60%, amarillo verdoso con un 30% y amarillo con un 10 %.

Color complementario

Otra manera de utilizar la rueda de colores es seleccionando los colores opuestos. Un ejemplo de ello sería el amarillo y el morado que se encuentran enfrentados en la rueda. Para el acento puedes agregar un blanco o un tono marrón.

El naranja y el azul son otros colores complementarios. Si usas estos colores puedes utilizar el negro o el blanco como acento.

SL ROSE XL AMB

La regla de tres

Es similar a las selecciones de tres colores que se hacen en los colores análogos de la rueda, solo que no se usa la rueda para determinarlos.

Números impares en diseño

Esta regla establece que el número impar dentro del diseño debe dar como resultado una decoración equilibrada. Se trata de utilizar números impares que no terminan en tres.

Al seguir esta regla se utilizan tres colores para usar dentro de un una única combinación de colores posibles. Puedes elegir tanto colores complementarios o la regla de 60-30-10. Cualquier tipo de combinación puede funcionar al aplicar esta regla.

 

Una vez elegido el esquema de color para un área de tu casa, conviene llevarlo al resto de decoración de tu hogar. Siempre puedes agregar nuevas totalidades para, de alguna manera, diferenciar cada habitación; pero es importante que uses una misma regla para todo el hogar. De esta forma, verás como la decoración es armoniosa y fluida y no recarga el ambiente, pero a la vez puede diferenciar estancias.